La adaptación de las formas de ayer, pero con los gustos y necesidades de hoy. Lo trasladamos con elementos decorativos de grandes dimensiones, sofisticados, trabajados y con importantes contrastes de brillos y lustres.

La tendencia de los nuevos clásicos nos permite disfrutar de sensaciones reinventadas que perduran en el tiempo, y que son apuesta clara por mercados estratégicos como el árabe y países del Este.